lunes, 31 de mayo de 2010

Líneas, manchas y borrones

No tenía intención de escribir, pero creo que me vendrá bien.

Por otros motivos x (que persisten) he pasado muy malas semanas desde el día 17. Se supone que en esas fechas es cuando se debería haber implantado "algo". Pasé días angustiada por x, perdí el apetito, el sueño y la esperanza de que este segundo intento hubiera tenido éxito. Me cansé de la progesterona. Tenía dolor de ovarios y no quería que la medicación retrasara lo inevitable: la regla. Así que el sábado 22 me hice un test con toda la intención, para dejar de ponermela sin cargo de conciencia. A las 7 de la mañana, últimamente estoy insomne, seguí las instrucciones y sólo salió la raya de control. Volví a la cama, donde Mestral me esperaba.
-Nada, le dije y cerré los ojos.
-Pero si no has esperado ni un minuto ... anda vamos a dejar que pasen los cinco de rigor
Y apareció una débil rayita. No nos lo podíamos creer! la mirabamos, nos mirabamos y nos daba la risa floja.
Al día siguiente la línea era un poco más oscura. No mucho, pero más. Con algo de miedo por si nos precipitabamos se lo dijimos a mis padres y mi hermana. Qué felicidad en ese momento! El martes me confirmaron en el análisis de sangre que la beta era positiva, de 75. Empecé a manchar, muy poquito y marrón. Me mandaron reposo y aumentar la progesterona. Pasaron los días e iba todo mejor. El viernes me repitieron la beta. Había subido a 575 y el manchado había desaparecido.
Mestral me cuidó todo el tiempo, no me dejó hacer nada. Me tocaba la pancheta y nos emocionabamos. Mirabamos la habitación donde hay que hacer cambios y haciamos planes para arreglarla. Buscamos la fecha probable de parto: el 2 de Febrero (jaja, el día de nuestra boda). Cúanta alegría trae un embarazo!
El sábado por la tarde, a traición, sin avisar, vino un sangrado rojo. Me metí en la cama asustada. Por favor que pare, por favor que pare. Y paró por la noche. Pero el domingo volvió. Fuimos a urgencias y se confirmó nuestro temor. No había nada en el útero, excepto mi endometrio engrosado y la beta había bajado a 350.
Y lloro cuando lo escribo, porque me duele mucho. ¿Por qué? ¿Por qué? Me da igual que me digais que mejor ahora que más adelante, que si he abortado es porque tendría algún problema el embrión, que eso signifique que puedo quedarme embarazada. Me da igual. A lo mejor eso me dará consuelo en unas semanas, pero ahora no. Solo tengo ganas de llorar, y no quero ver a nadie ni hablar con nadie. No se explicarlo. No encuentro las palabras.
Se que pasará, pero necesitamos un tiempo.

12 comentarios:

Silvia y Eva. dijo...

cariño te entiendo perfectamente como sabes tuvimos tambien un aborto bioquimico en marzo de este año, no hay nada que te consuele y ya ves que fueron unos pocos dias de alegria como tu pero fue una semana o dos por lo menos que si alguien me nombraba el tema solo hacia que llorar y llorar hasta que paso. besos y abrazos y mucha fuerza.

MyA dijo...

Solo podemos enviaros un fuerte y caluroso abrazo y desearos muchisima fuerza para superar esta "bofetada".

cathwithglasses dijo...

Lo sentimos mucho, chicas. Otro abrazo grande que va a la lista de espera de parte de nosotras!

Y ahora no es el tiempo de "venga, ya lo vais superar".

Ahora es el tiempo de llorar, y de estar triste - de ir de muchísima felicidad a dura tristeza agota y el cuerpo y el alma necesitan estar su tiempo procesando y llorando y enfadándose.

Todo el resto vendrá más adelante. Estamos pensando en vosotras y también os deseamos que "x" desaparezca pronto!

CRISA dijo...

os mandamos un fuerte abrazo y muchiiisimo animo y q sepais q si necesitais algo, estamos aqui tan solo teneis q decirlo.
tiempo y mucho animooooo!!!

un besazo

Melina y Elena dijo...

Chicas, todos nuestro ánimo y nuestra fuerza.
Besos.

SAN y CAROL dijo...

Lo sentimos chicas,si quereis llorar,adelante,no sabemos que decir,ánimo 1abrazo fuerte

Paz dijo...

No te diremos nada de eso porque nada de eso ayuda. Llorad. Gritad. Siempre estará ahí, de una forma u otra... aunque normalmente se transforma la forma de verlo conforme pasa el tiempo, haciéndoos saber que existió por algo y, desde luego, lo más importante: os hizo devenir madres. No lo obviéis. No lo olvidaréis.

Un abrazo tan intenso como necesitéis.

Paz dijo...

Un ritual de despedida, quizá ahora no, dentro de un tiempo, suele ayudar. Nombrarlo también hace sentirlo cerca para poder dejarlo ir.

Estamos con vosotras.

Lucky dijo...

un abrazo enorme

Mami y mamá dijo...

No es el momento de decir nada, ya habrá tiempo de hablar.
Un abrazo fuerte y sobre todo tiempo

Núria y Luisa dijo...

Un abrazo y mucho ánimo, eso será importante e imprescindible para afrontar el siguiente.

Núria dijo...

Un 25 de Diciembre,después de la tercera IAD,empecé a manchar un poco.Me enfadé,mucho, muchísimo...otro intento fracasado.Al día siguiente,habia parado, y al otro, y al otro;el análisis de sangre dió positivo.
El día de Reyes, entre los regalos para mí, encontré unas botitas y unos guantecitos "para una persona muy especial".Cuando fuí al baño, había una mancha roja...estuve todo el día en la cama,però no paró la sangre.
Hoy,mis hijos tienen 17 y 11 años.Pero no he olvidado aquel proyecto que se quedó en el camino.
Un beso
Núria