jueves, 16 de diciembre de 2010

Baile de disfraces

Nuvolet ha ido creciendo bien y hemos descubierto que le encanta disfrazarse.
Primero se alargó hasta parecer un pececillo, más bien un boquerón.



Luego, tras ver la película de Nemo, prefirió convertirse en tortuga.



Y nosotras emocionadas de ver cómo se transformaba.

El hematoma pasó a la historia y me dieron el alta, así que desde hace varias semanas había vuelto al trabajo. Vida normal aunque sin esfuerzos ... y a esperar a la eco de la semana 12 para ver de nuevo a Nuvolet.

Ayer llegué a casa, sin notar nada y al ir al baño: todo el salvaslip lleno de sangre! No os podeis imaginar el susto. Corriendo a Urgencias.

Me exploraron (hora y media despúes de llegar...) y había restos de sangre pero no sangrado activo. En la eco no había hematoma ni nada mal. No saben muy bien porque ha sido, pero el caso es que paró y no he vuelto a sangrar. Misterios.

Vuelvo a estar de reposo. Ays, si va a dar guerra Nuvolet y aún no ha nacido!
Lo único bueno de ayer es que lo volvimos a ver, más mon@.



Ya tiene brazos, dedos, piernecitas y se movía, diciendo que estaba bien.
Ale, a dejar que me cuiden y a contar los días para la próxima eco. Porque no pienso tener más sustos!

Cuando Pedro llegó

La ilusión se hizo latido
y el latido un garbancito en su interior.
Poco a poco el garbancito tuvo dedos,
labios, ojos, corazón.

La inquietud golpeaba el nido,
culebrillas en el vientre de mamá.
Y la resta de los días
fue sumando vida contra la ansiedad.