miércoles, 29 de junio de 2011

6 días

Ilustración: Anne Soline

Hoy es un día bonito: hace 9 años que estamos juntas y en menos de una semana nacerá Pau.
Sólo 6 días!
El martes pasado fuimos a la revisión programada. Me hicieron ecografía ... Pau seguía de nalgas y me ofrecieron hacer la versión cefálica externa, pero no quisimos. Es una decisión personal, se que se puede intentar pero también se que puede tener complicaciones. Y si no se gira a lo mejor es por algo y al forzarlo se complica. De ahí pasamos a monitores y sorpresa! había contracciones. No me dolían, notaba que el abdomen se endurecía pero no me dolía ... por si acaso me hicieron un tacto y midieron el cuello del útero. Todo normal. Así que tranquilidad, a casa y volver en una semana.
Ayer volvimos y repetimos la historia. Pau estaba en la misma posición, debe estar muy a gusto ... De nuevo monitores: esta vez más contracciones, cada 10-15 minutos.La matrona decidió dejarme monitorizada más tiempo (para desesperación de Esther que estaba fuera) y allí seguían así que avisó a la ginecóloga. Son contraciones sin dolor y sin dilatación ni borrar el cuello uterino (nueva exploración). Hablamos con la ginecóloga y nos aconsejó programar la cesárea. Nos han insistido en que si las contracciones son más seguidas o dolorosa que acudamos sin demora, pero no van a más. A ratos las tengo y luego desparecen ...
Si no se adelanta, el día 6 de julio nacerá Pau.
Qué ganas de tenerlo en brazos, de conocernos, de empezar esta nueva etapa.


miércoles, 15 de junio de 2011

Esperando a Pau

Ilustración: Pablo Bernasconi

Estar embarazada hace que casi todo el mundo te adjudique un marido ... ni me imagino lo que pasará cuando llegue Pau. Muchos de los comentarios son de gente con la que conversas por casualidad, a los que no conces y a los que no merece la pena dar explicaciones (si no podría pasarme el día entero diciendo que soy lesbiana). Sin embargo otras veces si que conviene aclararlo.
Cuando vamos a comprar cosas para Pau no nos presentamos como pareja, pero vamos no conozco a nadie que lo haga. Simplemente actuamos como tal. A partir de ahí pueden pasar varias cosas con el/la dependiente:
-ignoran a Esther y hablan conmigo, que soy la que tiene barriga. Ya puede ella meter baza, los comentarios los hacen mirándome a mi. Sobra decir que nos vamos sin nada.
-con más o menos rapidez captan que ambas vamos a ser las madres y nos implican a las dos. Ya han ganado muchos puntos para que volvamos ...
-intentan encontrar el vínculo que nos une, nos miran a una y luego a otra ... pero no les acaba de cuadrar si somos hermanas, amigas o no se sabe que. Ni se les pasa por la cabeza que podamos ser pareja!
El otro día fué Esther a una tienda del barrio, y le dijeron "ya he visto que tu hija está embarazada". Yo no estaba, pero me imagino su cara. Dice que primero no entendia de quien hablaba y cuando se dió cuenta le dijo "no es mi hija, es mi mujer" La cara de la otra también era digna de verse. Llegó traumatizada a casa. "Tan mayor parezco!!!??". Vale que a mi me suelen quitar años y a ella ponerle alguno (tenemos la misma edad) ... pero como para ser madre e hija! Yo creo que la mujer en cuestión pertenece a los "cabezas cuadradas" del tercer grupo. No ven la realidad aunque la tengan delante.


Como podreis comprobar por el marcador: falta menos de un mes! Ahhhhhh! a ratos estamos emocionadas y a ratos asustadas, y a veces todo a la vez.
Esta es la primera semana que no trabajo, y la verdad es que se agradece porque: 30º de temperatura exterior + 11 kilos = pies dos tallas más grandes + agotamiento físico + ciática. Añado un pequeño susto con dolor por una infección de orina, pero ya controlada con antibióticos.
Ayer por la mañana tuve que comprarme un par de zapatos una talla mayor para poder ponerme algo en los pies (aparte de las chanclas de la playa) y me tocó devolverlos a última hora de la tarde porque no me cabían! (al final los cambié por el mismo pero otra talla, en total dos) Esepro que me sirvan hasta el final ;)
Os comenté que Pau estaba de nalgas, y así seguía hace una semana por eso la matrona le enseñó a Esther la moxibustión. Me la tiene que hacer ella por que yo no llego a los dedos meñiques de los pies. De momento no ha funcionado, ayer seguía en la misma posición, así que la semana que viene volveremos a ver si ha habido más suerte.
En estos momentos está practicando boxeo y consigue que mi barriga parezca una coctelera, a ver si consigue dar la voltereta y colocarse ...
Ya os contaré que hace este loco bajito.