viernes, 7 de febrero de 2014

Ciclogénesis explosiva

Ilustración: Patricia Metola

Conversación recurrente durante el embarazo de mellizos:
-Uy, estás embarazada
-Si
-¿Ya sabes si es niño o niña?
-Uno de cada
-Que bien lo has hecho (Nota: ¿? no se donde está el mérito) ¿Y tienes antecedentes de gemelos o ha sido con tratamiento?
-0.0   0.0  0.0  ¿? ¿? ¿?
     Pero como se le ocurre a la gente hacer esa pregunta??? Y no ha sido una vez, han sido muuuuchas. Ya no se si la gente es cotilla, maleducada, o como clasificarla. No lo suelen hacer con mala intención (espero) pero vamos, no es algo de la incumbencia de nadie. Nadie va preguntando a las embarazadas como lo han conseguido. ¿Por qué a los gemelos/mellizos si? En mi caso, no es ningún secreto para la gente que me conoce. Y no tengo ningún problema en decirlo, pero si es en el  contexto adecuado con la gente adecuada. El problema es que esta pregunta suele venir de completos o casi completos desconocidos o de personas que atiendo en el trabajo (de forma profesional, vamos, que no entramos nunca en mi vida privada.)

    Cambiando de tema. Ya me habían dicho que un embarazo no tiene proque parecerse en nada a otro. Y yo añado, y si es gemelar todavía menos. Pero como soy una optimista pensaba que este iba a ser tan bueno como el primero (jaja), que no tendría ningún problema (jaja) y que iba a seguir trabajando hasta casi el final (jaja).
    En el primer trimestre conocí las famosas náuseas. No muy intensas, pero desagradables (con Pau no tuve ni un día) Además me mareaba en el coche. Yo, que no sabía que era eso. Coincidió con el verano y las vacaciones en el pueblo, con una carretera llena de curvas que nunca me habían dado problemas hasta ese momento. Buf, que mal recuerdo cada vez que tenía que subir al coche.
   En el segundo trimestre la barriga empezó a crecer. Y crecer. Y crecer. Vale que mi tono muscular abdominal  no era el más adecuado y que después del primer embarazo todavía se quedó peor (es como si hubieran dado de si) Así que los dolores de espalda y  problemas de movilidad llegaron antes de lo esperado por mi. Que se le va a hacer.
   Hasta ahí se puede decir que fueron cosas menores. El susto llegó luego. El primero en empezar fue Pau, con una otitis a la que pronto sumó una gastroenteritis. Yo me uní a la gastroenteritis en la cena de Nochebuena. El dia de Navidad lo pasamos los tres en casa , con Esther de enfermera, porque no estabamos para ir a ninguna celebración. Esa madrugada me empecé a encontrar peor, con muchos dolores abdominales que no calmaban e iban a más. Llamamos a mi madre para que viniera a quedarse con el peque mientras me acercaba a Urgencias, confiada en que todo era mas o menos normal y que en cuanto me hidrataran un poquito volvía para casa. 
    Pues no. El dolor eran contracciones. Cada 3-5 minutos! y sólo estaba de 28 semanas! No, no, no. Eso no podía estar pasando. Todo fue muy rápido. Empezar con la medicacion por vena, ingresar, corticoides para la maduración pulmonar,  asustarnos ... Al día siguiente el peque también acabó ingresado por la gastroenteriritis y la otitis. Genial. Él se recuperó bastante pronto. Yo, a las 24 h de empezar el tratamiento también mejoré. Parecía que se arreglaba todo.
   Después de completar la medicación (tractocile) la retiraron. Todo bien ... hasta doce horas después. Mis amigas las contracciones volvieron. Y yo me desanimé, lo veía todo negro. Solo 29 semanas y se estaba complicando. Venga a pensar en que la medicación no funcionaba, que iban a ser muy prematuros, en las complicaciones que podían tener, en que ibamos a estar separados, en la UCI pediatrica ... Pero si no pesaban ni un kilo! Los intentos de frenar las contraciones pasando de medicación endovenosa a oral no funcionaban. Y a todo esto sumamos que apenas podía ver unos minutos al día a Pau (y casi a escondidas).
  Al final, después de Reyes, parecía que por fin se calmaba todo y me dieron el alta con reposo absoluto y medicacion oral a dosis máxima. No os imaginais lo bien que se está en casa, aunque sea sin moverte. Duró una semana exacta. Otra vez de noche, otra vez con contracciones en aumento y muy,muy seguidas. Esa vez ya me fui a urgencias sabiendo que volviamos a ingresar. Y efectivamente así fué.
   Nos hemos hecho amigas de toda la planta de Ginecología. Tantos días, ya se sabe. Esta vez más tranquila porque ya eran 31 semanas, estaban bien, el cuello cerrado y confiando que volviera a funcionar la medicación por vena igual que las otras veces. Y funcionó.
   Ahora ya estoy de nuevo en casa, de 34 semanas, sin contraciones, he podido bajar las pastillas (que me dejaban hipotensa, mareada, taquicardica ... vamos como un trapo) y ya pesan 2 kg el niño  y 2.5 kg la niña, ah! y he empezado a moverme. Todo bien!!!
   Releido el ppst no me gusta como lo he contado, pero no se me ocurre otra forma (no se si está muy resumido o al  contrario sobra la mitad de información) pero para un rato que me decido a escribir no voy a cambiarlo.
   Pau lo ha llevado mejor de lo que pensabamos, gracias a la ayuda de los abuelos. De las Navidades ni nos hemos enterado, pero ya habrá más años. Ahora me gustaría dedicarle más tiempo a este pitufo, antes de que vengan los otros, pero él quiere jugar y yo ni puedo levantarlo, ni agacharme para hacer torres en la alfombra, ni .... pero bueno, parece que entiende que la mamá ahora no puede hacer tantas cosas, que si podemos leer cuentos, sentarnos en el sofá a ver los trenes en la tele, hacernos cosquillas, servir de autopista  con los brazos extendidos para que circulen camiones, cambiarle el paquete a nenuco (que es un "menut", un pequeñajo).... Él sabe que es el "gran" y que dentro de mi pancha hay dos "menuts", les acerca ropa, juguetes, galletas, les da besitos ... Ya veremos cuando nazcan si sigue igual, no se si tiene claro lo que viene.
  


7 comentarios:

MyA dijo...

Y la foto de la mega barrigota??? :P Nos alegramos que todo vaya bien y que estes ya en la semana 34 ... que se esperen minimo otras tres semanas eh??? tu diselo... yo a Judith le metí 20 semanas de charla para que se quedara en la tripa y al final decidió pasarse de la 40 jejeje

Un abrazo muy grande!!! :D

Belly dijo...

Jajajaja totalmente de acuerdo con las preguntitas maleducadas. A mi me pasa lo mismo y alucino.

También espero mellizos y estoy de 31. Llevo unos días de reposo porque de repente mi cuello del útero se ha acortado a saco asi que no sé si llegaré a la semana 34 :-(
Ánimo!!

Núria dijo...

Enhorabona,us segueixo des de fa temps,i em fa molta gràcia veure com gairebé totes les mares lesbianes anem a buscar el segon.En el meu cas van venir d'un en un,ja fa 20 i 15 anys.
Que els menuts aguantin encara molts dies dins la panxa.
Una abraçada

Núvol dijo...

-MyA: parece que de momento lo han entendido. Por si acaso seguiré con las charlas unas semanas más ;)
(he actulizado las fotos de "barrigas")
-Belly: espero que tus mellizos también aguanten unas semanas. Lo del reposo, al contrario de lo que lagente piensa, es muy pesado pero espero que te sirva y llegues a la 34 y luego a muchas más
-Núria: gràcies pel comentari. Els teus ja estan mig criats! encara no se com serà això de l´adolescencia (supose que també complicat, ja anirem demanan-te consells)I si, nosaltres voliem un segon fill des del principi i al final seran tres!

Ana Mar dijo...

Una montaña rusa de experiencias, ya les van quedando menos semanas, seguro que Pau sera un gran hermano mayor, Besos y abrazos para toda la familia.
PD son cotillas jajajajaja

Silvia y Eva. dijo...

ey cuanto tiempo, me alegro que todo vaya viento en popa, y sigan dentro, besitos a los tres.

EULALIA ESPERANZA Tudela dijo...

Felizidades,ya veraske se coje el trankillo facil uno a caca teta,bienbenida al club de los mellis.un abrazo.